//
you're reading...
Tourism

Especial Cruceros

 

Día de relax desde la cubierta de un crucero de Pullmantur.

La agenda del ‘cruceroadicto’

Cenas exóticas, compras, tratamientos, espectáculos… No es cuestión de estresarse, pero hay tanto que hacer en un barco, que más vale poner cierto orden.

Noelia Ferreiro Madrid

Actualizado Lunes, 10 de diciembre de 2012

Está la magia de los destinos, pero también el encanto del trayecto sobre el mar. Porque un crucero son dos viajes en uno. El de las ciudades en las que se recala y el de las horas de navegación, siempre con algo divertido que probar. Para exprimir al máximo el tiempo a bordo he aquí lo que no puede perderse en el medio de transporte que menos escatima en espacio… y en propuestas.

1. La foto con el Capitán en la Noche de Gala

¿Recuerda aquella mítica escena de Vacaciones en el mar con la máxima autoridad del buque y sus oficiales de blanco inmaculado? Pues algo parecido, con menos pompa quizás, tiene lugar en cada uno de los cruceros. Arreglados para la ocasión, los pasajeros disfrutan de un cóctel mientras contrastan experiencias. Quedará como testimonio la foto, recuerdo inolvidable de las vacaciones.

2. Un tratamiento de chocolaterapia

A nadie le amarga un dulce… ni un capricho para el cuerpo mientras se avanza por alta mar desde un destino a otro. Porque los barcos disponen de spa con programas de salud y belleza para todos los gustos. Éste goloso tratamiento, por ejemplo, estimula los sentidos, al tiempo que hidrata y nutre la piel. Y uno queda completamente renovado.

3. Una cena a golpe de sushi

¿Por qué no aprovechar este viaje para disfrutar de experiencias exóticas? De camino a una isla griega o a una fría capital báltica, la gastronomía asiática puede desentonar, pero nunca decepcionar. Y en los restaurantes orientales de los barcos (anote el Wu Restaurant, entre otros) el sushi lo sirven delicioso.

4. Un paseo por las tiendas ‘duty free’

Las vacaciones nunca quedarán completas sin esa dosis de shopping… Los cruceros lo ponen muy fácil. Joyerías, perfumerías, tiendas de ropa deportiva… y hasta exquisitas firmas se suceden a bordo, con la inestimable ventaja de unos precios libres de impuestos y alguna que otra oferta irresistible.

5. Devorar una buena lectura

No hay experiencia como la de sumergirse en un libro mientras se toma el sol en la cubierta con el azul del océano de fondo. Pero no hace falta cargar con voluminosos ejemplares. En la biblioteca del barco seguro que se encuentra algo sorprendente.

6. Una partida de pádel

Pero nada de apoltronarse durante el trayecto. Los más activos tienen la posibilidad no sólo de ejercitarse en el gimnasio sino también de practicar a bordo este deporte de moda. Para ello están las pistas… y la posibilidad de organizar una competición entre los pasajeros.

7. La diosa fortuna

Y ya puestos a probarlo todo… probemos también la suerte. El casino Montecarlo –el nombre lo dice todo- aguarda con sus juegos de Black Jack, Ruleta Americana, Póker y, por supuesto, máquinas recreativas. Quién sabe si esta noche puede convertirse en la gran noche.

8. Al más puro estilo de Broadway

Música, magia, chistes, coreografías y una interpretación excelente. Y, en ocasiones, con carácter interactivo para que el espectador también participe. Son los espectáculos de las navieras. Cada noche, uno diferente, desde una producción contemporánea a un vistoso número de cabaret. Tal y como acontece en la cuna de los musicales.

9. La estela del barco

Entre las incontables imágenes que permanecen en la retina (y también en la memoria de la cámara) está la de la popa del barco, con la estela blanca que deja el mar. Esta foto es una de las más demandadas: la silueta del pasajero en cuestión recortada por la hilera de espuma. Nadie se la quiere perder.

10. El anochecer a bordo

Y tirando de romanticismo, nada como una puesta de sol en alta mar bajo el frescor de la brisa nocturna. Es, tal vez, el mejor regalo, el más sencillo y natural. Si al espectáculo se asiste, además, con un cóctel o una copa de champán en mano, el momento será inolvidable.

Acerca de A. R. A

Tony R. Álvarez nacido en Algeciras provincia de Cadiz -Andalucia Spain, trabajo y resido en Algeciras. Consultor Hotelero.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Instagram

David Collado 2020 Jijijijijiji la LOMCE 😜 Felicidades a todos 🌹🌹 Team work Xmast 🌹 Felicidades ❤️ Felicidades ❤️ Navidad🌹 Puerto de la Duquesa mucha lluvia ☹️️ Estepona inundada Sabainilla ☹️️ mucha lluvia
A %d blogueros les gusta esto: