//
you're reading...
News, Tourism

Londres

Una mansión inglesa con mayordomo   Al cruzar la enorme puerta maciza de roble flanqueada por dos atentos porteros, impecables en sus libreas grises y sombreros de hongo, traspasamos un umbral que nos lleva a un mundo de esplendor, clase y estilo aristocrático. Una experiencia a la sombra de Buckingham Palace.

Miguel Rozas-Pashley Reino Unido   Actualizado Miércoles, 28 de marzo de 2012

The Lanesborough Hotel se levanta junto al discreto muro que rodea los jardines privados de la residencia oficial de la Reina, en pleno Hyde Park Corner, frente a Apsley House -la mansión del primer Duque de Wellington- edificado en 1829, y junto al arco triunfal que honra al vencedor de las Guerras Napoleónicas. Un espacio majestuoso bajo el que pasa una poderosa línea de energía telúrica según la tradición druídica celta.

En 2012, aparte de ser año olímpico, se celebra el vigésimo aniversario de la apertura del Lanesborough Hotel, el establecimiento más discreto y exquisito de Londres, engarzado a su vez en una joya arquitectónica de estilo Regency inglés del siglo XIX: el antiguo hospital de la ciudad de Westminster, The St George’s Hospital (lugar donde nació un lluvioso 17 de diciembre hace unos años el arriba firmante).

Un edificio obra del arquitecto William Wilcott construido en 1827 sobre la vieja mansión solariega del vizconde de Lanesborough, de quien recupera su nombre el hotel.   A la entrada, un pequeño patio acoge una flotilla de Rolls Royce y Aston Martin perteneciente a esta discreta y selecta clientela de nómadas planetarios. Aquí durmió Lady Gaga el pasado verano, Michael Jackson en su última visita a Londres, así como Michelle Obama, George Clooney, Elton John, Madonna, Bill Clinton o George Bush hijo.   Inversores tejanos

Este majestuoso edificio se considera el mejor ejemplo del Regency, el estilo arquitectónico inglés por excelencia: sobrias líneas neoclásicas rematadas con motivos exóticos inspirados en el eclecticismo global que arribó en el siglo XIX a una metrópoli en plena expansión.

El interior está cuidado al detalle, desde el papel pintado a mano a los muebles artesanales   Acaso sea una nostálgica visión de aquella era imperial, un sfumatto evocador de un pasado perdido cuya grandeza se percibe en este hotel. El interior está cuidado hasta el último detalle, desde el papel pintado a mano que cubre sus paredes y los muebles artesanales de la época, hasta alfombras y tapices que reproducen originales de los siglos XVIII y XIX.

Fueron unos visionarios inversores tejanos quienes impulsaron el proyecto con el firme objetivo de levantar un establecimiento capaz de competir en lujo con los mejores hoteles de Londres y, para ello, no escatimaron en gastos. La prensa de entonces habló de un coste de un millón de dólares por cada una de las 42 suites y 54 habitaciones. La inversión mereció la pena y al poco de su inauguración se convirtió en el hotel con mayor tasa de ocupación anual entre los hoteles de gran lujo de Londres.   De Eton a mayordomo.

  La exquisitez y el lujo que desprende este hotel del grupo St. Regis, filial del Starwood Hotels Group, no está reñida con la filosofía personal del director Gelardi: «Que el huésped se sienta como en su casa». Por eso, cada habitación tiene asignado un mayordomo personal que le atenderá con discreción, cortesía y eficiencia. Quien mejor personifica estos valores es el house manager desde hace 20 años, Michael Naylor-Leyland, el jefe de mayordomos, un educado y encantador inglés, ex alumno de Eton, que viste un impoluto chaqué de mañana y cierta semblanza a Roger Moore.

Confiesa que su experiencia previa en los mejores hoteles del mundo fue «como cliente, no como hotelero».   Las suites del hotel mantienen el techo alto original, con grandes ventanales, cama con dosel, chimenea, alfombras y escritorio de época; baños en mármol de Carrara con jacuzzi. Una decoración clásica que no está reñida con la última tecnología: pantalla de plasma, videoteca y laptop con wifi. Cada huésped recibe tarjetas de visita personalizadas con la línea privada de fax y teléfono asignada a su habitación.

◦Apsleys. No hay ritual más inglés que el Afternoon High Tea y el salon de té Apsleys se lleva casi todos los años el Tea Guild Award of Excellence. Con su propio sumiller de té nos ofrece dos opciones: El Lanesborough High Tea, un maridaje de infusiones y taninos del mundo y fina repostería inglesa. La otra es el Belgravia High Tea, donde en vez de té se ofrece una botella de champán Krug. ◦The Conservatory. El restaurante de dos estrellas Michelin brilla con luz propia, aunque compita con sus espléndidas arañas de cristal de una tonelada.

Buckingham Palace in London, England. taken by...

Buckingham Palace in London, England.

De su cocina mediterránea, italiana, responde el Chef Beck, dueño de La Pergola de Roma (tres estrellas Michelin). Hay un menú degustación de 5 o 7 platos con vinos Toscanos. ◦The Library Bar. Inspirada en una biblioteca de club inglés del siglo XIX. Sobre sus estantes conviven destilados centenarios entre libros antiguos. Aquí se escancia el barril de coñac más añejo del mundo: un reserva de 1770 que se sirve a 4800 euros la botella. ◦La cava de puros.

El Lanesborough Garden Room es un ingenioso patio interior, único en Londres, creado para rendir culto al habano. Se accede a través de una cava de 1000 puros y 25 humidores privados, con referencias como el Hoyo de Monterrey doble corona Dunhill del 58 o Romeo & Julieta piramide NT del 60, el favorito de Churchill. Aquí se expende el Cohiba Bitaki 2006 (nombre que recibia el jefe tribal de los indios taínos): puros de autor firmados uno a uno por Norma Fernandez, la mejor torcedora de Cuba: hoja añeja de 5 a 8 años al escandaloso precio de 1.800 euros/ unidad.

Un paseo por el corazón de Londres   Pero salgamos a dar un paseo por los alrededores. Desde la fachada norte del hotel, Hyde Park parece que forma parte del jardín. Al este encontramos Picadilly Road y Green Park. Hacia el sur, Kings Road, Sloane Street y el Barrio de Belgravia. Hacia el oeste una hilera de casa georgianas convertidas en embajadas, el Royal Albert Hall y el Albert Memorial, y algo más allá Harrods y las tiendas de Knightsbridge y Kensington High Street.

 

Anuncios

Acerca de A. R. A

Tony R. Álvarez nacido en Algeciras provincia de Cadiz -Andalucia Spain, trabajo y resido en Algeciras. Consultor Hotelero.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Instagram

Prontito!!!!!!!! @puroestrecho @puroestrecho @puroestrecho @puroestrecho @puroestrecho @puroestrecho @puroestrecho
A %d blogueros les gusta esto: