//
you're reading...
News

Puntos de vista

Rafael Alburquerque. Vicepresidente de la Repú...

Rafael Alburquerque. Vicepresidente de la República Dominicana.

Español: Charolyn Abreu, reina del Carnaval Ve...

Español: Charolyn Abreu, reina del Carnaval Vegano 2010 (La Vega, República Dominicana)

Corrupción: ¿Institución del Estado?
 

Coat of arms of the Dominican Republic Español...

 Pedro Padilla Tonos Listin Diario 01 de Abril 2012

Hoy más que nunca, los escándalos de corrupción se suceden indetenibles, uno tras otro, sacudiendo las fibras más sensibles de los ciudadanos serios que aman este país y llevando a la sociedad, frustrada e impotente frente a la impunidad que prevalece, al convencimiento de que ya no hay nada que hacer y que este es el destino de la República Dominicana.

Continúa cada día arraigándose la convicción de que los incumbentes de cargos públicos, salvo honrosas excepciones, sucumben ante la tentación de enriquecerse a través de la corrupción.

Sin embargo, muchos funcionarios consideran que los actos de corrupción que se les atribuye no son tales y que los mismos son privilegios inherentes al cargo que ejercen, como si fuere un derecho consagrado en la Constitución de la República.

¿Acaso no hemos visto en la televisión, escuchado en la radio o leído en los periódicos, casos aberrantes de corrupción y nepotismo cometidos por funcionarios que los justifican como acciones legítimas, generosas, desinteresadas y solidarias con parientes, amigos y allegados? Antes, el funcionario que se corrompía actuaba solo, en secreto, en las sombras, por temor a la vergu¨enza y la deshonra en caso de ser descubierto.

Hoy, por el contrario, actúa de manera pública, se siente poderoso y orgulloso, hace galas de la impunidad y la protección que lo ampara, beneficia indebidamente a otros con su indecorosa conducta e inclusive llega a adquirir un status social y económico que no hubiese jamás logrado con un comportamiento honesto y sujeto al respeto de la ética y la ley.

Esos funcionarios intentan asimismo con la mentira y la falta de honra, de tranquilizar su espíritu y de justificarse escudándose en un supuesto y valioso servicio que rinden al gobierno que sirven, sin importarles el pueblo al que se deben y cuyo dinero hurtan y dilapidan.

Llegan incluso al convencimiento de que son difamatorias e injustas y por tanto deben ser acalladas y sancionadas, las denuncias públicas y las voces valientes y responsables como las de Nuria y Alicia, que se han convertido en portavoces de una sociedad que aparentemente tolera, no protesta y sufre los desafueros de los que detentan el poder.

Lamentablemente, el gobierno, que se supone es de todos los dominicanos y lleva ya un largo período de ejercicio y cuyo mandato terminará pronto, no solo ha sido incapaz de enfrentar la corrupción, sino que por el contrario, ahora más que nunca, por sus grandes dimensiones y continuidad, la corrupción ha adquirido categoría de una institución del Estado.

Si la sociedad no reacciona para cambiar ese estado de cosas, y no lo hace ahora, la única esperanza que queda es la de esperar que en el futuro vengan nuevos y mejores tiempos de acción y que más temprano que tarde, ante nuestros ojos, se derrumbe ese castillo de pasividad e impunidad frente a la corrupción.

El riesgo es, que de no corregirse a tiempo, esa actuación política del gobierno, que crea desconcierto, provoque que el propio gobierno se desconcierte a si mismo y se ponga en peligro la gobernabilidad, ya que la aparente tolerancia que frente a tanta corrupción demuestra la sociedad, que se siente, frustrada, secuestrada e impotente, no significa su renuncia a un profundo y secreto deseo de rebelarse.

El pueblo dominicano puede realizar ese profundo y secreto deseo sin necesidad de rebelarse. Tiene en sus manos un arma constitucional para hacerlo mediante las elecciones presidenciales del próximo mes de mayo. Es allí donde debe decidir un cambio de gobierno y de forma de gobernar. Es allí donde debe rechazar la perpetuación en el poder de las mismas personas, con los mismos vicios, empezando con la corrupción.

Anuncios

Acerca de A. R. A

Tony R. Álvarez nacido en Algeciras provincia de Cadiz -Andalucia Spain, trabajo y resido en Algeciras. Consultor Hotelero.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Instagram

Felicidades Andalucía y a tod@ los Andaluces!!! Felicidades Andaluces!!!! Felicito y deseo a toda mi familia y amigos de la República Dominicana que pasen un feliz Día de La Independencia... FELICIDADES!!!!!!!! y VIVA LA REPUBLICA DOMINICANA!!!!!!! Akira calentita ❤ Akira 😍 En memoriam ☹️ ❤❤ mi Mama con nuestro amigo Patricio !! Jose y su nana Marleny  en cada Villa Rocio hace 20 años Luna de Miel de mis sobrinos Alfonso y Puri Sosua hace  18 años Mis hijos Michael y Jose 20 años atrás en Rep  Dom ❤❤ Boda mi hermano Pepe hace 41 años ❤ Manuel Moreno El Copo Palmones ❤ Playa  Palmones El Copo #andalucia El copo palmones
A %d blogueros les gusta esto: