//
you're reading...
Tourism

El Algarve

UN RECORRIDO DESDE LAGOS A PEDRALVA EN BUSCA DE LA MEJOR PUESTA DE SOL

El Algarve más de carne y hueso

Iban Martín Rodero – Día 28/03/2012

Las playas del Algarve portugués no tienen nada que envidiar a cualquier isla remota y paradisíaca. Hay muchas opciones, disfrutar de las maravillosas vistas de la Ponta da Piedade en Lagos (se puede contemplar las esculturas naturales que se forman en el mar a través de grandes acantilados), o incluso bucear en las aguas cristalinas de Praia Ana y Praia de Pinhao, ambas también en Lagos.

Foto: IBAN MARTÍN

Las playas de esta zona del Algarve destacan por la poca presencia constructiva

LAS CLAVES DEL VIAJE

  • En Lagos no hay que dejar de ver la Iglesia de Santo António y el Fuerte Ponta da Bandeira, los dos monumentos principales de la ciudad
  • Las posibilidades turísticas de la aldea de Pedralva son inmensas. Si decidimos acampar para pasar la noche, siempre en lugar permitido
  • Almejas, navajas, calamares, chipirones, sardinas… Aquí el mar es el que da de comer

A esta localidad de vibrante vida nocturna se llega fácilmente desde España (poco más de una hora en coche desde Ayamonte, Huelva). Nosotros nos decantamos por seguir hasta Sagres (pasado Lagos, unos 40 minutos en coche). A medio camino nos paramos en los pueblos de Salema y Burgau (perfectamente señalizados), típicos enclaves pesqueros del Algarve con sus casitas multicolores (recomiendo fervientemente comer pescado en cualquiera de ellos mientras se aspira el salitre marino).

La arena en Beliche es de color ocre. Esta curiosa tonalidad se debe a las rocas y acantilados que la rodean; por ese motivo le llaman también la ‘Costa de Oro’ del Algarve

Cuando llegamos a Sagres, fuimos directamente y sin paradas intermedias a la playa de Beliche. Aunque hay que bajar un tramo de escaleras merece la pena pegarse un baño (para los frioleros no hay que olvidar que estamos en el Océano Atlántico…) en este impresionante litoral con su arena de color ocre. Esta curiosa tonalidad se debe a las rocas y acantilados que la rodean; por ese motivo le llaman también la ‘Costa de Oro’ del Algarve. Al no ser temporada alta, en la playa estábamos prácticamente solos, todo un lujo. No es complicado conseguir intimidad en esta esquina del mapa. Ya estaba atardeciendo, y dónde ver la puesta de sol en un sitio mejor que el cabo de San Vicente. Pues dicho y hecho.

El cabo de San Vicente (se aprecia perfectamente el faro) está situado a cinco minutos en coche desde Sagres. Es el auténtico final de Europa, la barbilla de la península. Sin lugar a dudas asistimos a una de las mejores puestas de sol que he visto en mi vida, y cómo no, acompañado de aplausos por parte de toda la gente que se había congregado ante tan espectacular evento.

Ya tocaba llevarse algo al estómago, así que pusimos rumbo a Pedralva. Aunque no está muy bien indicado, desde Sagres hay que coger dirección Vila do Bispo (cerca está la playa de Castelejo, en la que se puede practicar nudismo) y después dirección Aljezur. Hay que estar muy atentos en la señalización. Como referencia uno puede seguir las indicaciones de Praia Amado (playa surfera por excelencia) y antes de llegar aparece una cartel muy chico que pone Pedralva. Ojito.

Después de sortear varias curvas cuesta abajo, por fin llegamos. Esta pequeña aldea (muy pocas personas viven durante el año) alberga una pizzería peculiar (recuerda mucho a los restaurantes al aire libre de las islas griegas) llamada Pizza Pazza. Gestionada por una pareja de alemanes, ofrece unas pizzas con masa fina y exquisita. Nos dijeron que al principio incluso ellos mismos cultivaban los ingredientes de forma natural. No me cabe la menor duda de que el reclamo de este negocio con un cierto tinte ‘hippie’ ha ayudado a revitalizar la aldea.

VERDE QUE TE QUIERO (VINO) VERDE

Es curioso cómo te sirven el vino verde (típico de Portugal), en un vaso de tasca, como a la vieja usanza. Después de deleitarnos con sus manjares, preguntamos un sitio para tomarnos una copa o similar, a lo cual nos respondieron el clásico “justo al lado”. Efectivamente, al lado había y hay un ‘lounge’, increíble pero cierto. Un señor lounge en esta aldea hippie después de haber tomado vino en un vaso de tasca… ¡qué más podíamos pedir!

El lugar tiene su punto, decorado con motivos de campo y con un par de sofás antiguos fuera. Nos pedimos una cerveza para brindar por el gran día, por supuesto cerveza Sagres y no Superbock. Para mi modesto paladar, mejor la primera que la segunda aunque son muchos los que apuestan por el otro bando. En Portugal existe una gran rivalidad entre las dos marcas de cervezas, aunque eso es otro cantar…

Anuncios

Acerca de A. R. A

Tony R. Álvarez nacido en Algeciras provincia de Cadiz -Andalucia Spain, trabajo y resido en Algeciras. Consultor Hotelero.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Instagram

Prontito!!!!!!!! @puroestrecho @puroestrecho @puroestrecho @puroestrecho @puroestrecho @puroestrecho @puroestrecho
A %d blogueros les gusta esto: