//
you're reading...
News, Tourism

‘Para gustos, los gintonics’

  • Conocemos más en profundidad la bebida de moda y probamos la ginebra más cara del mundo

Luis Núñez- Villaveirán | Madrid, Diario El Mundo

Ni es inglesa, ni nació como bebida alcohólica. Fruto del aburrimiento de un médico holandés llamado Francisco De La Boe, la ginebra vio la luz en la Holanda del siglo XVI. En origen sirvió para trastornos estomacales, actualmente su condición de bebida espirituosa lo ha dejado en segundo plano. Sin embargo, el gintonic sí podría decirse que fue un ‘invento’ inglés. Los soldados del Imperio Británico destinados en la India en el siglo XVIII suavizaban los polvos de quinina para combatir la malaria con ginebra. Cadbury Schweppes les ayudó convirtiendo esos polvos en una bebida gasificada que a la postre sería la tónica.

[foto de la noticia]

Esto es parte de la charla que podemos recibir si acudimos junto al gin máster Antonio Larrea del Gin Club a la sala madrileña El Uno de Molina. Por 40 euros uno puede conocer la historia de la ginebra y de la tónica; pero no todo es teoría. La charla se adereza con la cata de 10 tipos de ginebras y otros tantos de tónicas. Al final, se coronan estas dos horas de amena reunión con un buen gintonic. Es una actividad ideal para conocer una bebida que, como dice Antonio, ‘ha sufrido un enorme boom en España gracias, en parte, a la marca de ginebra Hendrick’s’. Rebautizada por el gin máster como ‘señora del Pepino’.

Cítricas, frutales y secas; la ginebra es un 80% de un buen gintonic, según confesaba Antonio. La tónica es la que aporta el toque diferente. En el caso de la Tanqueray Malacca, no importa tanto la que se use, los 240 euros que cuesta la botella hacen de cualquier gintonic algo especial. No obstante, Antonio cuenta que la media de las ginebras de primer nivel se encuentra en unos 30 euros. Aunque parezca increíble dado su sabor amargo único, cada vez hay más y muy diversas tónicas en el mercado. El carbónico (gas) y la tendencia hacia una u otra fruta son los principales elementos que las diferencian.

Dependiendo de los destilados que sufra el licor, originalmente realizado con bayas de enebro, sentiremos más o menos fuerza al ‘besarlo’ en la cata. Cuenta Antonio que los grandes bebedores obvian el gintonic para dedicarse a la ginebra pura con hielo. Tras catar cinco ginebras, resulta complicado entenderles siendo incluso un bebedor de ginebra de toda la vida. Porque el gintonic ha conseguido eso en los últimos tiempos. Que gente, como Antonio, dejen el whiski para no volver jamás. Y es que, como concluye el gin máster, ‘para gustos, los gintonics’.

Anuncios

Acerca de A. R. A

Tony R. Álvarez nacido en Algeciras provincia de Cadiz -Andalucia Spain, trabajo y resido en Algeciras. Consultor Hotelero.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: